ENRIQUE MONTERO ABOGADOS es un despacho con más de treinta años de experiencia, con especial dedicación al derecho civil, y dentro de éste, a la responsabilidad civil. El despacho atiende también otras áreas del derecho, entre las que destacan la social, contencioso-administrativa, extranjería, mediación y penal. Cuenta, además, con la colaboración de los despachos más prestigiosos a nivel local y nacional, lo que le permite prestar una asistencia jurídica integral a todos sus clientes.

El equipo profesional de ENRIQUE MONTERO ABOGADOS debe su formación y consolidación al prestigioso abogado cordobés Don Rafael Yllescas Melendo, quien continúa siendo ejemplo y guía del bufete, además de ser el impulsor y primer Director de la Escuela de Práctica Jurídica de Córdoba, que actualmente lleva su nombre, y en la que se ha formado el núcleo profesional del despacho.

El ideal de la abogacía que promueve y defiende el despacho ENRIQUE MONTERO ABOGADOS se resume en las palabras que el Dr. De Castro dedicaba a los abogados en sus Discursos críticos sobre las leyes: “Ellos son los que con sus sanos consejos previenen el mal de la turbación; los que con rectas decisiones apagan el fuego de las ya encendidas discordias; los que velan por el sosiego público. De ellos pende el consuelo de los miserables; pobres, viudas y huérfanos hallan contra la opresión alivio en sus arbitrios; sus casas son templos donde se adora la justicia; sus estudios, santuarios de la paz; sus bocas, oráculos de las leyes; su ciencia, brazo de los oprimidos. Por ellos, cada uno tiene lo suyo y recupera lo perdido; a sus voces huye la iniquidad, se descubre la mentira, rompe el velo la falsedad, se destierra el vicio y tiene seguro apoyo la virtud.”.

NUESTROS VALORES

lomos libros OK
  1. No pases por encima de un estado de tu conciencia.
  2. No aceptes una convicción que no tengas.
  3. No te rindas ante la popularidad ni adules la tiranía.
  4. Piensa siempre que tú eres para el cliente y no el cliente para ti.
  5. No procures nunca en los Tribunales ser más que los Magistrados, pero no consientas ser menos.
  6. Ten fe en la razón que es lo que en general prevalece.
  7. Pon la moral por encima de las Leyes.
  8. Aprecia como el mejor de los textos el sentido común.
  9. Procura la paz como el mayor de los triunfos.
  10. Busca siempre la Justicia por el camino de la sinceridad y sin otras armas que las de tu saber.

(Ángel Ossorio Gallardo. El alma de la toga. Madrid, 1919)